Sin duda te atrapará con sus casas de colores, autos antiguos y barrios coloniales que parecen atrapados en el tiempo. Verás triciclos paseando de un lado al otro del malecón, hombres fumando un puro en sus elegantes sombreros y mujeres caminando, tarareando algún son. Para sumergirte en su historia y cultura, te
recomendamos conocer el Hotel Nacional de Cuba, echar una rumba en el malecón, encontrarse en la Plaza de la Revolución y visitar el Gran Teatro de La Habana.