Whistler es conocida por tener uno de los centros de esquí más grandes de América del Norte, donde también se puede hacer snowboard y deslizamiento en trineo. Pero esta ciudad es mucho más que nieve. Tiene tiendas, restaurantes y bares de primer nivel, así como rutas de senderismo y uno de los mejores parques de ciclismo de montaña.