Con su carácter único, es perfecto para conocer la tradición afrocubana de la isla. Pasear de ida y vuelta por la calle Enramada, conocer la catedral y escuchar una buena salsa en la casa de la trova, te aseguran la mejor experiencia.