Victoria está llena de encanto británico y es considerada una de las ciudades más pacíficas de Canadá. Artistas y bohemios le han dado un toque personal a sus restaurantes y pubes. Tienes que conocer sus grandes parques de exuberantes jardines y largos paseos costeros.