Esta encantadora e histórica ciudad está llena de plazas con tranquilas terrazas, desde las que podrás observar las torres de antiguos palacios y campanarios de Iglesias medievales. Considerada la cuna de Portugal, toda la ciudad está llena de historia y secretos arquitectónicos. La Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira, la Iglesia de San Francisco y cerrar el día subiendo en teleférico al Santuario de Penha te asegura un día inolvidable.