Oporto es una ciudad costera en el noroeste de Portugal, conocida por sus imponentes puentes y la producción del oporto. En el distrito medieval de la Ribeira, las calles angostas de adoquines están bordeadas de casas de mercaderes y cafés. La Iglesia de San Francisco es conocida por su extravagante interior barroco, con tallados ornamentales cubiertos de oro. El Palácio de Bolsa del siglo XIX, antiguamente una bolsa de valores, fue construido para impresionar a los posibles inversionistas europeos.

En Oporto encontrarás una de las postales más características de Portugal: los rabelos navegando por el río. No sólo podrás observar estas embarcaciones y tomarles fotos, sino que podrás subirte a una para conocer los seis puentes de la ciudad. No olvides dar una vuelta por la librería Lello e Irmão, una de las más bonitas del mundo.