La capital griega es una ciudad viva, colorida, actual y llena de historia. Puedes conocer la Akrópolis —uno de los monumentos más importantes de Grecia—, comer un gyro en Bairaktaris, pasear por la Plaza Sintagma y entrar al estadio Panatenaico, donde se celebraron las primeras olimpiadas de la historia moderna.