Cuando llegues a este país sentirás que te transportaste a un cuento de hadas, castillos y dragones. Y hablando de dragones, tal vez puedas conocer uno visitando el famoso Lago Ness. Recorridos por castillos medievales no te faltarán; recomendamos en especial el Eilean Donan, Urquhart y Stirling, así como sus
destilerías de whisky. Y si vas en invierno, aprovecha para ver la aurora boreal desde alguna de sus colinas.