Una ciudad hermosa y medieval que vale la pena descubrir en La Toscana. No te puedes perder la Basílica de San Domenico, la Vía Bianchi di Sopra, la Plaza Salimbeni, la Piazza del Campo, la altísima Torre de Mangia del Palacio Público y la Fuente de Gaia.