Considerada la ciudad más mediterránea de Francia, aquí encuentras pequeños paraísos de playa y calas, el ambiente bohemio de Le cours Julien, la arquitectura extravagante del Palacio de Longchamps, mercados de todas las clases, historia y buena comida.