Una ciudad que reúne belleza y buen gusto. El vino es parte de su identidad: tienen un increíble museo interactivo y sensorial que se llama La Ciudad del Vino. Gracias a sus restaurantes con estrellas Michelin, ha sido clasificado como uno de los lugares donde mejor se come. Y además tiene el espejo de agua más grande del mundo: casi 3.500 m2.