Esta es una ciudad que tiene mucho que ofrecer: es capital de la seda, Patrimonio Cultural de la Humanidad, cuna de la nouvelle cuisine y famoso por su producción de chocolate. Todo esto, sumado a su carácter medieval y renancentista, hace de Lyon un destino sumamente interesante.