Todos tenemos al menos una idea de cómo es New York. Es el lugar del mundo más utilizado como locación de series y películas, una ciudad que atrae a gente de todo el mundo y una de las más icónicas de los Estados Unidos.

El Empire State, los corredores de Wall Street, la seducción de Manhattan, la magia de Broadway, el puente de Brooklyn, son sólo algunos de los atractivos de la gran manzana que querrás devorar en tu próximo viaje.

La Estatua de la Libertad es, tal vez, el monumento más importante de esta ciudad. Puedes tomar el ferry a Liberty Island para subir al pedestal o a la corona o puedes verla de forma gratuita, tomando el ferry de Staten Island.

Broadway y Times Square son parte vital de la experiencia neoyorquina. Todas las noches hay súper producciones de obras musicales y de teatro.

Si vas a New York tienes que conocer —¿y por qué no?— y perderte en Central Park, es lo suficientemente grande para ocupar una parte importante de Manhattan además de corretear ardillas entre los árboles, puedes recorrer sus senderos y disfrutar de sus lagos y pistas de patinaje.

Los museos son un fuerte atractivo de la ciudad: El Met, el MoMa, el Museo de Historia Natural, el Whitney, Guggenheim, los Cloisters, el Museo Intrepid del Aire y el Espacio, la Morgan Library. Podrías pasar días enteros fascinado con el arte, la ciencia y la cultura que los museos de New York ofrecen.

Si la comida es tu punto débil, los mercados de New York no tienen comparación, puedes visitar el Chelsea Market, el Gotham West Market, el Canal St. Market o el Gansevoort Market, donde podrás elegir entre múltiples puestos de comida. También puedes tomar tours gastronómicos para probar hot dogs, hamburguesas, sandwiches delicatessen, pizza, cupcakes y otras delicias.